Gracias por su visita

Para salir y terminar su sesión, haga click en "OK"


Change font size

Los gatos y niños

Nada puede ser más placentero para un niño que un amigo peludito. A la mayoría de los gatos también les gustará tener a una persona dando la atención y cuidados correctos. Los niños y los gatos pueden vivir y jugar juntos maravillosamente, siempre que se respeten el uno al otro.

Los niños pequeños nunca deben quedarse a solas con un gato. Pueden ser bulliciosos y herir o asustar al gato accidentalmente. Si el gato se asusta, puede morder o rasguñar. Usted deberá supervisar todo momento de juego con sus niños pequeños.

Todo niño que va a entrar en contacto con el gato debe aprender las cosas básicas para su manejo:

  • Siempre levante al gato poniendo una de las manos para dar soporte al pecho mientras que con la otra apoya sus patas traseras. Un gato también puede posar sus patas delanteras en su hombro, pero debe dar soporte a sus patas traseras con su brazo o mano
  • Si el gato forcejea o trata de irse, déjenlo ir
  • Si las orejas de un gato están planas y menea su cola, significa que no está de buen humor y deben dejarlo en paz
  • No toque la barriga de un gato. Lo puede asustar y puede morder
  • Cuando juegue con un gato, utilice los juguetes adecuados. Burlarlo o tratar de atraerlo para que atrape sus manos o dedos, no es buena idea
  • Si un gato está durmiendo, comiendo o usando la caja de arena, déjenlo en paz

Muchos padres eligen introducir una mascota familiar como una manera de enseñar a sus hijos la compasión y sentido de responsabilidad. Esto en realidad puede no ser una buena idea en el caso de los niños pequeños. Si un niño se atrasa en las tareas asociadas con el gato (administrar alimento para gatos adultos Hill's® Science Diet®, poner agua y limpiar la caja de arena), el gato es quien sufrirá. Cuando se decida tener un gato, asegúrese de estar comprometido con el mejor cuidado para él. Esto llevará a un gato, niños, y padres más felices.

Los gatos deben tener un “espacio tranquilo” donde puedan estar solos. Esto puede ser una habitación (puede elegir tener también ahí la caja de arena) o simplemente un espacio bajo una cama. Un mueble ideal para un gato es una percha alta para gatos. A los gatos les encanta tener un lugar alto donde sentarse. Puede tener una función doble como poste de rascado y para escapar de manitas curiosas.