Gracias por su visita

Para salir y terminar su sesión, haga click en "OK"


Change font size

Comprender a los gatos en celo

Si su gato ya ha tenido un celo, no olvidará su aullido y demandas constantes de atención. Si su gato no está en posibilidades de aparearse, su celo será un tiempo frustrante e incómodo para los dos. Si su gato se aparea, deberá estar preparado para dos camadas potenciales de gatitos al año. A menos que esté planeando criar, el mejor cuidado para gatos será hacer que lo esterilicen. Será más fácil para su gato y para usted.

Cuando su gata está “en celo” ella se encuentra en el periodo fértil de su ciclo reproductivo y busca aparearse. Una gata entrará en celo en la primavera y otoño y el celo puede durar desde unos cuantos días hasta unas cuantas semanas. Una gata por lo general tiene su primer celo cerca de los seis meses de edad, pero algunas lo pueden tener desde los 4 meses de edad.

Durante el celo su gata puede ser más afectuosa, frotarse contra los muebles, paredes y sus personas favoritas. Probablemente se frotará con sus cuartos traseros de manera particular y puede exhibir la posición de apareamiento con sus cuartos traseros y cola elevados. La parte más problemática del celo para un dueño es la vocalización y el rociado. Las gatas en celo aullarán en voz alta constantemente ya que tratan de atraer a un macho para aparearse. También pueden rociar las paredes o muebles con orina de olor fuerte también en un intento de indicar a un macho su disponibilidad. Si usted tiene una gata de interiores, puede tratar desesperadamente de salir, inclusive yendo tan lejos como atacando ventanas o puertas.

A pesar de que su veterinario puede recetar medicamentos para reducir los signos, la mejor manera de prevenir que una gata entre en celo, es hacer que la esterilicen. Después de la esterilización, dejará de entrar en celo y se volverá mucho menos territorial y menos propensa a rociar o rascar.


Productos relacionados