Como hacer tu casa a prueba de gatitos en 10 sencillos pasos

Published by
Minutos de Lectura

¿Vas a adoptar un gatito en tu familia? Es importante que vuelvas tu casa a prueba de gatitos para que tu nuevo amigo peludo no mastique, coma o rasguñe las cosas que no debe. Si vas a recibir a un gato mayor, quizá sea menos travieso, pero aun así debes pensar en algunos muebles a prueba de gatos para este residente en particular. Aquí hay algunos consejos para volver tu casa a prueba de gatos y gatitos.

1. Les gusta rasguñar y morder

Los gatitos son muy parecidos a los bebés humanos, conocen el mundo que los rodea usando sus ojos, patas y boca. Los gatos son animales juguetones a cualquier edad y tienen un gusto innato por tocar y jugar con cualquier cosa que se encuentren en el piso. Esta última parte es importante; quizá piensa que tus pisos están limpios, pero si te pones a gatas probablemente encuentres objetos que pueden ser problemáticos para tu mascota.

Estas son las cosas que debes evitar dejar al alcance de tu gatito:

  • cordones
  • alambres para cerrar bolsas
  • ligas para el cabello
  • listones
  • bandas elásticas
  • bolsas de plástico
  • accesorios de costura
  • muñecas y juguetes
  • piezas pequeñas de juegos de mesa
  • borradores

Aunque tu gatito fácilmente puede jugar con objetos sueltos y tragárselos, hay muchas otras cosas en tu casa que tratará de morder, incluyendo cables eléctricos. Sujeta con cinta adhesiva todos los cables que no puedas quitar del alcance del gatito, incluso si los usas permanentemente para un dispositivo que tendrás que mover con ellos. Pero cuando uses artículos temporales, como una plancha, ese cable colgante puede ser igual de tentador para un gatito. Quizá piense que es algo con lo que puede jugar, pero podría sufrir lesiones graves si jala el cable y hace caer la plancha.

Además de los cables eléctricos, debes fijar los cables telefónicos y los cordones de cortinas y persianas, que pueden parecer inofensivos para tu nuevo gatito. ¡No olvides estos artículos cuando estés haciendo tu casa a prueba de gatitos!

2. No todas las plantas son saludables

Las plantas caseras añaden verdor a tu hogar, pero ten cuidado con las cosas a las que tu nuevo gatito tiene acceso. Los filodendros, lirios, muérdagos y Nochebuenas son algunas de las plantas caseras más tóxicas que podrían enfermar a tu gatito con la exposición constante. Los lirios, las azaleas y los narcisos son otras plantas de jardín comunes que son tóxicas para los gatitos. Además, es importante revisar que los ramos de flores que traigas a casa sean seguros para los gatitos.

3. Mantén cerrada la tapa

Los gatos y gatitos siempre están buscando agua para tomar a lo largo del día. Un lugar del que pueden beber con facilidad es el sanitario. Para nosotros es asqueroso, pero no todos los gatos son sensibles a los sabores, y siempre hay agua disponible ahí cuando tiene sed. Asegúrate de mantener cerrada la tapa del sanitario cuando tengas un gatito en casa. Con la tapa abierta tu amigo peludo podría caerse adentro e incluso ahogarse. ¿Que otros recipientes que debes mantener cerrados en casa? Botes de basura, cestos de ropa sucia, lavadora y secadora. No quieres que tu gatito se quede atrapado en el interior, sin poder escapar.

4. Los sitios calientes no son seguros

Aunque a tu gatito le gusta el calor, depende de ti asegurarte de que esté a salvo en estos espacios cómodos. No importa si el calor proviene de una chimenea o una estufa de leña, debes mantener a tus gatitos alejados de estos lugares, no son para tomar siestas. Si es necesario, regula el acceso de tu gato moviendo sus superficies para trepar o despertándolo después de cierto tiempo. En última instancia, asegúrate de que todos los calefactores eléctricos estén desconectados y guardados cuando no se usen. Si están conectados, supervísalos en todo momento para mantener a toda tu familia a salvo del sobrecalentamiento.

5. Muebles a prueba de gatos

Small striped kitten playing with kitten toy standing on cat tree.A los gatos y gatitos les encanta rasguñar pero no saben en dónde no deben usar sus garras hasta que les enseñes. Un blanco fácil para las garras de tu gatito son los muebles pesados, como sofás y mesas. Los tapetes y las escaleras alfombradas también están entre sus favoritos.

Cuando estés tratando de hacer muebles a prueba de gatos en tu casa, no sólo pienses en lo que tu gatito podría rasguñar piensa en las cosas a las que se puede trepar: cortinas, manteles largos o libreros. Compensa estas tendencias con un poste para arañar o un árbol para gatos, para que sepa exactamente cuáles son sus cosas.

6. Protege lo que no debe usar

Los gatos son inherentemente curiosos, así que cerrar un gabinete no significa que tu amigo felino se quedará afuera. Piensa en comprar cerrojos a prueba de niños para los gabinetes en lo que hayan artículos de limpieza o medicinas. Puedes mantener estos artículos en la repisa superior de un armario para asegurarte de que sean inaccesibles. Sólo recuerda que tu gato puede trepar, así que la puerta del armario también debe estar cerrada.

Si hay una habitación especial en la que no deba entrar tu gatito, mantén su puerta cerrada en todo momento. Las puertitas contra perros y niños no evitarán que entre un gato que puede saltar cinco veces su propia altura, de acuerdo con NotiGatos. Todos los recuerdos que sean de importancia especial para ti y tu familia deben estar guardados bajo llave o en un lugar seguro. ¿Un familiar fallecido te dejó un jarrón especial para la familia? Envuélvelo con cuidado y mantenlo guardado hasta que tus mascotas sean lo bastante maduras para cuidar estos objetos.

7. Revisa los espacios pequeños

A los gatos les encanta acurrucarse en lugares pequeños y cálidos. Por ejemplo, antes de cerrar la puerta de la secadora, revisa que tu gatito no se haya metido a tener una siesta vespertina. Lo mismo aplica a otros lugares tranquilos, como los cajones de una cómoda, cestos en los armarios, refrigeradores y congeladores.

8. Cierra con seguro los mosquiteros de las ventanas

Cada lugar con sol tiene escrito el nombre de tu gatito y verás que siempre se acuesta junto a la ventana para aprovechar al máximo el calor natural. Cuando hagas tu casa a prueba de gatitos, revisa todos los mosquiteros de tus puertas y ventanas, incluso en el invierno. No querrás que se te olvide hacerlo en la primavera o el verano, cuando tu gato ya esté acostumbrado a sus alrededores. Si un mosquitero no está bien cerrado, tu gato puede ponerse en una situación peligrosa. Para estar aún más seguro, compra mosquiteros y persianas a prueba de gatos. No solo son más seguros, sino que duran más tiempo, porque no se desgarran con tanta facilidad.

9. Compra sus juguetes favoritos

Mientras más ocupada esté tu mascota, menos probable es que se meta en problemas. A los gatitos les encanta jugar, así que invierte en algunos juguetes con lo que pueda entretenerse después de su siesta. Como te imaginarás, le encantarán los ratones falsos y las bolas con cascabeles que hacen el ruido suficiente para que sepas dónde está en distintos momentos del día. Verás que tu gatito alterna entre jugar contigo y dormir en tu regazo.

10. Sé paciente al hacer una casa a prueba de gatitos

No importa si tu nuevo gato es joven o si es viejo y sabio, le será difícil aprender todas las reglas de la casa a la vez. Un gatito podría evitar los cables y los objetos sueltos en el piso pero le interesará mucho trepar cortinas o saltar en repisas. Quizá desprecie su recipiente de agua y querrá beber del lavabo. Facilítale la transición a su nuevo hogar manteniéndolo temporalmente en una pequeña habitación especial para gatos mientras aprende y luego dale acceso gradual a más y más partes de la casa, conforme se acostumbra a las reglas. Al dejarlo recorrer y explorar su nuevo ambiente, mantenlo vigilado en todo momento.

Si tiende a acercarse a un área que pueda ser inadecuada o peligrosa para él, toma las medidas necesarias para mantenerlo a salvo. Es importante desviar la atención de tu gatito al abordar problemas de seguridad de manera tranquila y amorosa.

Por último, nunca es buena idea castigar a un gatito o gato por portarse mal. Apenas está aprendiendo las reglas de tu casa y quizá no sabía que lo que hizo estaba mal. Castigar a un gato puede empeorar la situación al hacer que se estrese y aísle. El entrenamiento apropiado y las recompensas por buen comportamiento le ayudarán a aprender lo que es aceptable. Si notas que está algo malhumorado, dirige su atención a sus juguetes o su poste de arañar. Tu mascota está aprendiendo y espera que tú le enseñes. Tenle la misma paciencia que le tendrías a un niño pequeño que está conociendo el mundo por primera vez y sus vínculos seguirán fortaleciéndose.

Productos Relacionados