Cuándo traer tu cachorro a casa

Tener un nuevo cachorro no es una decisión que tomarás casualmente. Después de todo, estás considerando un infante peludo de cuatro patas que necesita que le satisfagas toda necesidad agotadora, boba y aún así adorable. Sabes que un cachorro viene con muchas responsabilidades, y aún así te preguntas “¿estoy listo para un perro?” A continuación tenemos algunas cosas que debes considerar cuando decidas si estás preparado para este energético mejor amigo.

 

¿Puedo sostener a un perro?

Los perros pueden ser costosos, empezando por las cuotas de adopción. Cuando recién tengas un nuevo cachorro, puedes esperar invertir una fuerte suma solamente por el privilegio de traer a tu nuevo cachorro a casa – y ese es sólo el comienzo. Además de las cosas básicas como una dieta nutritiva, vacunas, y castración o esterilización, tu cachorro también necesitará su propia cama, juguetes, y cosas similares que le hagan la vida más cómoda y disfrutable.

Dependiendo de la raza de tu perro, puede ser necesario incorporar al presupuesto también el acicalado regular. No olvides los costos por pensión o cuidadores de mascotas si viajas con frecuencia. Si estás fuera la mayor parte del día, considera contratar regularmente a un paseador de perros o busca una guardería para perros.

Los costos por cuidados a la salud también son una consideración importante. Muchos perros, especialmente a medida que envejecen, desarrollan problemas de salud crónicos que pueden requerir de medicamentos, dietas de prescripción veterinaria, y visitas frecuentes al veterinario para exámenes condicionales. Incluso si es la imagen del cachorro con buena salud, aún así necesita revisiones y cuidados dentales. Y como con los niños, suceden accidentes, y en ocasiones los perros se enferman. Es una buena idea comprar un seguro de salud animal para ayudar a mitigar los costos de tratamientos médicos de emergencia.

 

¿Tengo tiempo para un perro?

Preguntarte si estás listo para un perro debe incitar a la pregunta, “¿Estoy listo para un horario de perro?” Un cachorro requiere de mucho tiempo y atención de primera mano. Los perros buscan la compañía humana a lo largo de su vida, y pueden ponerse ansiosos cuando se les deja solos por mucho tiempo. A pesar de que las razas varían en cuanto a la cantidad de actividad que necesitan para una buena salud, todos los perros merecen cierta cantidad de ejercicio y tiempo de juego. Los cachorros también necesitan un buen entrenamiento para la casa y lecciones de obediencia. Sé realista cuando consideres no solamente si estás listo para un perro, sino también el tipo de perro que debes tener. Si no tienes mucho tiempo para largas caminatas o diligentes sesiones diarias de entrenamiento, evita las razas que necesiten estas actividades para su bienestar físico y emocional.

 

¿Tengo espacio para un perro?

A pesar de que vivir en un espacio pequeño no significa necesariamente que no puedas acomodar a un perro, sí debe ser un factor para determinar el tipo de perro que puedes llevar a casa. Por ejemplo, probablemente no llevarías a un San Bernardo a un pequeño condominio. Por otro lado, según Mom.me, los Bulldog están mucho más acostumbrados a la melosa ambientación de un departamento.

El tamaño de la raza cuando son adultos no es lo único a considerar. Las diferentes razas tienen diferentes requerimientos para el tamaño de espacio que necesitan tanto en interiores como exteriores para poder satisfacer sus tendencias físicas naturales. Es una buena idea checar estas características en razas de cachorros antes de decidir cuál se ajustaría mejor a tu vivienda.

 

¿Están mis hijos listos para un cachorro?

Aún te preguntas, “¿estoy listo para un perro?” Bueno, esto se hace extensivo a los niños también, si es que los tienes. La edad es un punto a tener en cuenta; los cachorros menores de cinco meses son muy frágiles y también tienden a tener dientes de bebé afilados – ambas cosas hacen que sea una mala idea que interactúen con niños jóvenes sin la supervisión de un adulto.

Las mascotas pueden ser una buena manera de enseñar a los niños cosas como la responsabilidad y la compasión, pero si tu plan es hacer que los niños sean los principales responsables de los cuidados y alimentación del cachorro, debes asegurarte de que los niños estén verdaderamente listos para hacerlo. Es injusto expulsar al cachorro de su nueva familia porque un niño pierde interés en cuidar de él.

Ya sea que estés llevando una mascota específicamente para tus niños o una mascota para toda la familia, es una buena idea considerar el temperamento de la raza. Algunas razas tienden a ser mejores que otras para vivir con niños. Sin embargo, en casas con niños muy pequeños, las razas miniatura tienden a ser una mala idea por la misma razón que lo son los cachorros demasiado jóvenes. En particular, los Labrador Retriever son una de las mejores razas por los beneficios mutuos de convivir y entretenimiento.

Otra cosa a considerar si tienes niños pequeños es que un cachorro nuevo puede ser perturbador. Los niños que están atravesando un periodo en que es importante mantener una rutina estable – un nuevo año escolar, por ejemplo- puede sugerir que es mejor esperar para cuando puedan manejar una estructura menos rígida y mayor flexibilidad.

 

Otras consideraciones para ayudarte a decidir

¿Puedes acomodar a un perro en tu estilo de vida? Si viajas mucho, pasas muchas horas fuera en la oficina, o tienes una vida social activa que significa que rara vez estás en casa, sería injusto adoptar a un cachorro que casi no verías. Otra cosa que debes tener en mente (y seguramente lo tienes) es si tú o alguien de tu familia pudiera ser alérgico a los perros. Afortunadamente, esto es fácil de averiguar: simplemente pasa más tiempo con el perro de algún amigo o familiar, o visita algún albergue de animales que se especialice en perros, y mantente alerta de las reacciones adversas. Por lo general se manifiestan en forma de un catarro leve o erupción de piel.

Por último, considera si se darán grandes cambios en tu futuro inmediato, como tener un bebé o mudarte. Los perros pueden estresarse por cambios importantes en su ambiente o en su rutina, conduciendo a la ansiedad y conductas problemáticas similares. Es posible que incluso olviden su entrenamiento para defecar fuera de casa.

Llevar un cachorro a casa puede ser un gran cambio en sí mismo. Educar a un cachorro requiere de mucha paciencia y amor, seguido de más paciencia. Pero el flujo de amor y compañerismo fiel que recibirás de tu cachorro hacen que valga la pena. Así que, “¿estoy listo para un perro?” Depende de ti, tu familia y la naturaleza de tu nuevo mejor amigo.

Contributor Bio

Jean Marie Bauhaus Contributor Photo

Jean Marie Bauhaus

Jean Marie Bauhaus is fiction author and freelance writer and editor living in Tulsa, Oklahoma. She writes frequently about pets and pet health in her home office, where she is assisted by a lapful of furbabies.

Artículos relacionados con cuidados a las mascotas