Puppy Obedience Training: How to Be Successful

Published by
Minutos de Lectura

Felicitaciones: ¡Es el momento de llevar a casa a tu nuevo cachorro! Sabes lo importantes que son la socialización y la buena conducta para una mascota familiar, y estás dispuesto a iniciar un programa de entrenamiento de obediencia para cachorros en tu casa desde el principio. Además, el entrenamiento del cachorro forma un vínculo entre el perro y su nueva familia humana. Pero, ¿en dónde empezar?

¿Qué es el entrenamiento de obediencia para cachorros?

El entrenamiento de obediencia le ayuda a tu mascota a aprender su papel en tu familia y en el mundo. Le enseñará las habilidades que necesita para interactuar con otros perros y con las personas dentro y fuera de tu hogar. El entrenamiento para cachorros es el primer paso para enseñar conductas sanas y evitar las negativas. A menudo los perros inician su entrenamiento aprendiendo órdenes simples, como "sentado" y "quieto", aunque más adelante se les puede impartir un entrenamiento más específico, como quedarse en una caja sin quejarse o cómo sentarse con paciencia sin rogar mientras la familia cena.

La mejor parte de entrenar a tu cachorro en casa es que puedes personalizar tus esfuerzos a tu perro y tu estilo de vida. No hay habilidades correctas o incorrectas para comenzar. Lo más importante es enseñar las habilidades que necesita tu perro para escuchar y seguir tus instrucciones.

Es importante saber qué tipos de problemas quieres evitar para que puedas enseñarle a tu perro buenos hábitos desde el principio. Algunos padres de mascotas esperan controlar los ladridos excesivos, mientras que a otros les preocupa que su perro muerda objetos (como plantas peligrosas o sus zapatos). Excavar, rogar, morder, robar comida y orinar en la casa son otros problemas que los papás de mascotas prefieren evitar.

¿Cómo interpretar el lenguaje corporal de tu cachorro?

Woman teaching a yellow lab puppy to sit outdoors

La hora de la cena suele ser uno de los momentos más difíciles para enseñarle obediencia a tu cachorro. Él te considera como el líder de la manada que está disfrutando de una deliciosa comida y te observa con sus grandes ojos de cachorro y no puedes resistirte. Aquí es donde debes ser fuerte y evitar darle comida de la mesa. Así evitarás que aumente de peso y le enseñarás que rogar no sirve de nada. Asegúrate de que toda la familia siga esta regla. Un solo miembro de la familia que le enseñe malas conductas puede destruir todo lo que estás tratando de enseñarle a tu cachorro.

Signos de agresión

Si tu cachorro se siente valiente o agresivo tratará de parecer más grande parándose erguido con las orejas y la cola levantadas. También sacará el pecho y esponjará el pelaje de su cuello y espalda. Es posible que gruña y mueva la cola con lentitud.

Por otro lado, un perro sumiso puede tratar de parecer pequeño y comportarse como un cachorro. Esto se debe a que un perro adulto puede "regañar" a un cachorro, pero no lo atacará. Un perro sumiso se acomoda pegado al piso, con la cola baja pero meneándose. También puede tratar de lamer el rostro del perro o humano dominante. Incluso puede acostarse sobre su espalda.

En cualquier caso, será necesario entrenarlo para que abandone estas conductas. Ya sea reduciendo su agresividad o ayudándolo a sentirse más confiado para que no se esconda.

Ladridos o gemidos

Si bien los ladridos y gemidos pueden ser algo molestos o incluso vergonzosos, debes recordar que son una parte natural el comportamiento y la comunicación de tu perro. Así que es importante colaborar con tu cachorro para que sepa cuándo puede ladrar y cuándo no. Después de todo, querrás que tu perro te avise si escucha un intruso pero no cada vez que vea una ardilla.

Por otro lado, nunca debes recompensar los gemidos. Cuando tu perro gime y vas a confortarlo, estás reforzando la conducta y seguirá gimiendo para que acudas a confortarlo. En este caso tienes que ignorar los gemidos de tu cachorro; sí, será muy difícil, pero lo agradecerás cuando deje de gemir y por fin puedas dormir toda la noche.

Por último, la socialización con los niños y otros animales es una razón esencial por la que las personas inician el entrenamiento de obediencia para cachorros. Para poder invitar amigos a tu casa y llevar a tu perro a lugares públicos, necesitas sentir la confianza de que puede comunicarse de manera segura y social con sus compañeros peludos y con personas de todas las edades. Los niños a menudo inquietan a las mascotas, así que enseñales a comportarse con niños, incluso si no tienes ninguno en casa, es una parte básica del entrenamiento. Tu perro podría encontrarse con niños en una caminata y necesitas saber que su comportamiento errático o directo no alterará ni asustará a tu mascota.

Aunque tal vez estés más preocupado por uno o dos temas, es importante que trabajes en todo el entrenamiento de conducta y socialización cuando impartas entrenamiento de obediencia en casa. Tener una idea en qué quieres enfocarte desde el principio te ayudará a empezar bien. Pero recuerda tocar todas las inquietudes sobre la conducta durante el entrenamiento.

Escuela de obediencia en casa

Los cachorros están listos y dispuestos a aprender, así que es importante empezar a enseñarles inmediatamente después de traerlos a casa. Todo el tiempo que permitas las conductas negativas podría convertirse en un obstáculo, así que es mejor que tu cachorro empiece con la pata derecha. Estas son algunas recomendaciones para el entrenamiento de obediencia para cachorros que puedes implementar durante las clases en casa.

Que las sesiones sean cortas

Los cachorros no tienen períodos de atención muy largos así que trata de que todas las sesiones de entrenamiento con cachorros sean cortas. Practica una orden durante cinco minutos seguidos y retómala más adelante, cuando se presente la oportunidad fuera del entrenamiento. Tu perro sólo puede hacer una cosa a la vez, así que enfócate en una habilidad y sigue adelante una vez que la domine. Siempre debes terminar la sesión de manera positiva para que tu perro se sienta emocionado con la siguiente sesión.

Ser Constante

Cuando ibas a la escuela de niño, ¿qué te ayudaba a aprender a deletrear palabras y las tablas de multiplicar? ¡La práctica! La constancia es esencial para entrenar a tu nuevo cachorro. No sólo necesita seguir practicando las órdenes una y otra vez contigo, sino que necesita que tengas una estrategia constante. Esto significa que siempre refuerces su entrenamiento, incluso cuando estés cansado u ocupado. Por ejemplo, si estás preparando la cena y tu perro te da la señal de que necesita salir para orinar, apaga el horno y sácalo de inmediato. Usa la misma dinámica cuando le enseñes conceptos simples, como "sentado", "quieto", o "no". Esto ayuda a reforzar que cada palabra se relacione con una orden específica que quieres que cumpla.

Practica el entrenamiento en todas partes

Brown dog rolling around in grass

Sin duda quieres que tu cachorro pueda responder correctamente en diversas situaciones y lugares así que ten cuidado de no limitar el entrenamiento a una sola habitación de la casa o a una esquina del patio. Practica las órdenes en la casa, el patio trasero, el patio delantero, el vecindario circundante, el bosque, el parque y cualquier otro lugar que visites con tu mascota. Las nuevas áreas tienen diferentes olores y ruidos que pueden distraerlo y debes asegurarte de que tu perro pueda hacer todo lo que ha aprendido en distintos ambientes.

Del mismo modo, aunque es útil que haya un adulto identificado como el líder de la manada, tu perro también debe ser entrenado por todos los miembros de la familia. Una parte del entrenamiento de obediencia para cachorros es simplemente aprender su lugar en el orden de la manada, así que todos deben participar. Esto además le enseña a tu mascota a seguir las órdenes de todos los humanos y no sólo las de un líder.

Recompensa a tu cachorro

Los perros se motivan mucho con elogios y recompensas. Crea asociaciones positivas para tu cachorro cuando cumpla tus órdenes elogiándolo verbalmente, dándole un poco de comida o premios saludables. Las recompensas no sólo hacen que el entrenamiento sea más divertido para tu mascota sino que le dan una meta para esforzarse. Sólo asegúrate de que los premios no representen más del diez por ciento de su ingesta calórica diaria para que no aumente de peso innecesariamente.

Los perros se sienten motivados al complacer a sus dueños, pero también (igual que los humanos) buscan oportunidades de recibir elogios y recompensas. Sólo asegúrate de eliminar gradualmente los premios una vez que empiece a dominar una orden en particular. Eso le dará la confianza para cumplir las órdenes por sí solo y le enseñará que no todas las buenas acciones terminan con un bocadillo.

Piensa en contratar clases profesionales

Algunos padres de mascotas aún deciden inscribir a su mascota en clase de socialización después de terminar el entrenamiento de obediencia. Algunas clases específicas para cachorros con frecuencia aceptan a perros desde las ocho o diez semanas hasta los cinco meses de edad. Estas clases permiten a los perros practicar las técnicas de buen comportamiento que les has enseñado en casa con otros adultos y cachorros. La socialización temprana con adultos y otros perros le ayudará a tu cachorro a aprender lo que es aceptable en el mundo, más allá de tu patio trasero.

Del mismo modo, si tienes problemas con el entrenamiento de obediencia para cachorros en la casa o si simplemente quieres algo de orientación de alguien con experiencia, un entrenador profesional de perros podrá ayudarte. Los entrenadores ofrecen clases a domicilio o entrenamiento en sus instalaciones. Antes de contratar a alguien, investiga que esté acreditado. También habla con él sobre su filosofía de entrenamiento, para asegurarte de que sus esfuerzos coincidan con la manera en la que quieres educar a tu mascota. Si necesitas que te recomienden a alguien, puedes preguntarle a tu veterinario o a un amigo que haya llevado a su propio perro a entrenamiento profesional recientemente.

Por último, ya sea que entrenes a tu mascota en casa por tu cuenta o que lo lleves a una clase con un instructor, debes entender que la paciencia es la habilidad más importante que necesitas durante este proceso. Tu cachorro inevitablemente cometerá algunos errores o tendrá accidentes ocasionales. Necesitará tu apoyo en esos momentos. Corrige su conducta de manera clara y bondadosa, refuerza las órdenes que le enseñaste. Tu perro cuenta contigo y está emocionado por aprender.

Articulos relacionados

  • Entrenar al cachorro en el hogar

    Aprende sobre las reglas para entrenar a tu cachorro en casa, evitar que tu cachorro comience a tener malos hábitos, cómo mantener un horario y recompensar el buen comportamiento.
  • El perro y el bebé

    180680638 Con una correcta preparación, la convivencia del perro y el nuevo bebé no debería plantear problemas en absoluto. Por supuesto, traer al mundo a un nuevo bebé siempre es un momento apasionante, pero a veces un perro no compartirá su entusiasmo.
  • El líder de la manada, ¿tú o tu cachorro?

    Los perros se agrupan en manadas y están acostumbrados a tener un líder. En el caso de tu cachorro, ese líder deberías ser tú.
  • Adiestramiento temprano

    Todo el mundo quiere tener un cachorro que se comporte bien, esté feliz y sea sociable, pero sólo obtendrás de él aquello que le des. Por eso es muy importante empezar el adiestramiento pronto.

Productos Relacionados