Manejo de la insuficiencia cardiaca congestiva de tu perro

Publicado por
minutos de lectura

Puede ser aterrador recibir del veterinario el diagnóstico de insuficiencia cardíaca congestiva. Lamentablemente, muchas razas pequeñas, así como algunas razas grandes, son propensas a desarrollar esta condición alguna vez en la vida. La buena noticia es que con el tratamiento adecuado y el control del estilo de vida, este diagnóstico se puede contener. Sin embargo, es importante reconocer los síntomas de la insuficiencia cardíaca congestiva en los perros para poder iniciar el tratamiento rápidamente, lo que le dará a tu querido cachorro la mejor oportunidad de tener una vida más larga.

¿Qué es la insuficiencia cardiaca congestiva en los perros?

Brown pug naps in a red dog bed on the floor.
La insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) se refiere a la incapacidad del corazón para bombear adecuadamente la sangre por todo el cuerpo. Como resultado, la sangre se acumula en los pulmones y el líquido se acumula en las cavidades del cuerpo (el pecho, el abdomen o ambos), constriñendo aún más el corazón y los pulmones, e impidiendo el flujo suficiente de oxígeno por todo el cuerpo. En los perros, hay dos tipos principales de ICC:

  • Insuficiencia cardíaca congestiva del lado derecho (ICC-D). Esto ocurre cuando una contracción del corazón hace que algo de sangre se filtre en la aurícula derecha desde el ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide en lugar de ser empujada a través de los pulmones y oxigenarse. Como resultado, el sistema de circulación principal se congestiona con sangre acumulada, y el líquido se acumula en el abdomen, interfiriendo con el funcionamiento adecuado de los órganos. El exceso de líquido también puede acumularse en las extremidades y causar una inflamación conocida como edema periférico.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva del lado izquierdo (ICC-I). Es el tipo más común de ICC en los perros, se produce cuando la sangre del ventrículo izquierdo se filtra de nuevo en la aurícula izquierda a través de la válvula mitral en lugar de ser bombeada a la circulación sistémica del cuerpo cuando el corazón se contrae. Es un estado de disminución de la función cardíaca que causa una sobrecarga de volumen o presión en el lado izquierdo del corazón. Como resultado, el líquido se filtra en el tejido de los pulmones, causando una inflamación conocida como edema pulmonar, que ocasiona tos y dificultad para respirar.

Síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva en los perros

Aquí hay algunos signos comunes de que tu perro podría estar exhibiendo debido a insuficiencia cardíaca congestiva, según Pet Health Network®:

  • Tos
  • Jadeo constante
  • Problemas para respirar
  • Respirar a un ritmo rápido, especialmente cuando se está en estado de reposo
  • Renuencia o negativa a ejercitarse
  • Cansarse más fácilmente en los paseos o durante el juego
  • Fatiga
  • Encías con una coloración azul
  • Abdomen distendido
  • Toser con sangre
  • Colapso

Si notas alguno de estos síntomas, debes hacer que el veterinario revise a tu perro de inmediato.

¿Qué causa la insuficiencia cardiaca congestiva?

Jack Russell Terrier asleep under white sheets with head on pillow.La causa más común de la insuficiencia cardíaca congestiva en los perros son los defectos cardíacos congénitos, lo que significa que es una condición genética que no se puede prevenir. Muchas razas pequeñas tienen una propensión genética a la ICC, dice Love to Know, estas incluyen los poodle miniatura, pomeranian, daschund, y spaniels King Charles. Los perros pequeños en general tienden a ser más propensos a desarrollar ICC porque las válvulas cardíacas tienden a degenerarse más que en las razas más grandes. Sin embargo, algunas razas grandes, en particular las razas gigantes como los San Bernardo, Terranova y Gran Danés, son propensos a desarrollar ICC debido a la dilatación de los músculos del corazón. Es importante comprender que la ICC congénita suele manifestarse en una etapa tardía de la vida de un perro y que estos perros pueden vivir muchos años aparentemente sanos y felices antes de que empiecen a aparecer los síntomas.

La ICC también puede desarrollarse en un corazón que ha sido debilitado por otras condiciones cardíacas, por lo que es importante hacer lo posible para prevenir las enfermedades cardíacas en tu mascota, incluyendo la prevención de la obesidad y la prevención del gusano del corazón.

Diagnóstico y tratamiento

Si al examinar a tu perro, el veterinario detecta un soplo cardíaco u otros tipos de irregularidades cardíacas, puede remitirte a un cardiólogo para mascotas u otro tipo de especialista en cardiología para mascotas. Las pruebas comunes para diagnosticar la ICC incluyen radiografías de tórax, un electrocardiograma para medir la actividad eléctrica del corazón y un ecocardiograma, que utiliza ultrasonido para observar el corazón. Se podría analizar la sangre y la orina para descartar otras posibles causas o enfermedades concurrentes (ya que la enfermedad renal puede ser común con las enfermedades cardíacas) de los síntomas de tu perro.

Si tu perro tiene dificultades para respirar, el veterinario puede administrarle terapia de oxígeno hasta que pueda respirar adecuadamente por sí mismo. Dependiendo de la cantidad de oxígeno que se necesite, esto podría requerir una hospitalización. Para el tratamiento continuo, es probable que tu perro sea sometido a varios medicamentos, dice el Centro Médico Veterinario Cummings de la Universidad de Tufts. Estos incluyen un diurético para eliminar el exceso de acumulación de líquido en los pulmones y el cuerpo; un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) que ha demostrado mejorar los signos clínicos y aumentar la supervivencia en perros con ICC; y un vasodilatador para relajar los vasos sanguíneos del cuerpo, ayudando al corazón a bombear sangre más fácilmente. En algunos casos, se podría recetar otro tipo de medicamento conocido como inótropo positivo para reforzar la fuerza de las contracciones en el corazón y mejorar el flujo sanguíneo.

Manejo del estilo de vida

La medicación es sólo parte de un plan de tratamiento para un perro con insuficiencia cardíaca congestiva. Debes hablar de la alimentación de tu perro con su veterinario, que puede hacer varias recomendaciones en función de las necesidades de tu perro y del nivel de restricción de sodio que sería mejor. El veterinario puede recomendar que tu perro reciba una dieta baja en sodio Prescription Diet®; ya que una dieta bien equilibrada le proporcionará las vitaminas adecuadas que podría necesitar para mejorar su salud. Tu perro necesitará chequeos regulares para controlar su corazón y pulmones, y ciertos medicamentos, como los diuréticos pueden hacer necesario monitorear la función renal. Para el cuidado en casa, el veterinario te indicará cómo monitorear la frecuencia respiratoria en reposo de tu mascota y qué hacer si se eleva por encima de lo normal. También deberás reducir y eliminar el estrés en el entorno de tu perro tanto como sea posible. Aunque en la mayoría de los casos es seguro que tu perro realice una cantidad moderada de actividad física, debes tener cuidado de no permitirle que se esfuerce demasiado o presionarlo para que haga más de lo que quiera.

Pronóstico

Desafortunadamente, no hay cura para la ICC en este momento, y el tratamiento está dirigido principalmente a mejorar la calidad de vida. Dicho esto, mientras que el pronóstico para los perros con insuficiencia cardíaca congestiva solía ser desalentador, los avances en los medicamentos utilizados para tratar la condición han mejorado enormemente el pronóstico general. La atención domiciliaria vigilante y el control del estilo de vida pueden ayudar a prolongar la supervivencia de meses a años. Cuanto antes se identifique esta enfermedad y se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de prolongar la vida del perro.

Si bien la triste realidad es que esta condición representa un peligro para la vida de tu perro, un diagnóstico rápido y un cuidado y tratamiento adecuados pueden contribuir en gran medida a mitigar ese peligro y darles a ti y a tu perro más tiempo para disfrutar mutuamente su compañía. Lo mejor que puedes hacer por tu perro a lo largo de su vida es seguir los consejos del veterinario. Asegúrate de llevar a tu perro al veterinario para que le haga un chequeo anual. Pregúntale si su nutrición es la adecuada, incluyendo golosinas, así como cuánta agua, ejercicio y cuidados adicionales puede necesitar para llevar una vida más saludable.

Contributor Bio

Jean Marie Bauhaus

Jean Marie Bauhaus

Jean Marie Bauhaus es dueña de mascotas, bloguera y novelista de mascotas en Tulsa, Oklahoma donde escribe siempre bajo la supervisión de un regazo lleno de bebés peluditos.

Artículos Relacionados

  • Primeros auxilios para perros

    180680638 Ojalá tu perro nunca resulte herido de gravedad, pero seguro que de vez en cuando se hace algún rasguño o una pequeña herida, por lo que resulta útil tener ciertos conocimientos de primeros auxilios.
  • ¿Está en forma tu perro?  

    180680638 ¿Por qué engorda tu mascota?. Seguramente tu veterinario te habrá explicado que hasta las mascotas mejor cuidadas pueden engordar con facilidad. Además de las causas más evidentes (exceso de comida y de premios o falta de ejercicio), hay otros factores que pueden contribuir al aumento de peso.
  • ¿Qué debería hacer si mi perro tiene sobrepeso?

    Igual que para nosostros, para un perro es fácil engordar unos kilos. Por desgracia, los perros con sobrepeso tienen una vida más corta y menos feliz.
  • Trastornos digestivos en perros

    Es importante vigilar la salud digestiva de su perro, y acudir al veterinario si sospecha que pueda padecer un trastorno digestivo o si muestra síntomas como diarrea o vómitos.

Produtos Relacionados