Por qué los perros vomitan después de comer

¿Tu perro vomita después de comer? Cuando un perro vomita comida recién consumida es normal preocuparse, pero hay varias cosas que podrían estar causándole malestar estomacal.

Primero revisa lo básico. ¿Has hecho cambios recientemente a la nutrición de tu perro? ¿Compite con otras mascotas por la comida? ¿Recientemente comió pasto? Todas estas son posibles razones por las que su estómago está irritado después de la cena. Averigua por qué tu perro se siente enfermo y cuándo debes llevarlo al veterinario.

Transición a un nuevo alimento para perros

dueño alimentando una hilera de perros con tazones o platos en el exterior y al aire libre, todos al mismo tiempo.Los cambios repentinos al alimento de tu perro pueden causar problemas gastrointestinales, así que cambiar la comida del perro (la variedad o la marca) con demasiada rapidez puede irritar su estómago. Por encima de todo, es importante que la transición a un nuevo alimento para perros se haga con lentitud, generalmente a lo largo de 7 a 10 días. Antes de tomar la decisión de cambiar el alimento para perro, consulta a tu veterinario. Si sigues observando signos de problemas estomacales o si tu perro no deja de vomitar, debes llevarlo al veterinario lo antes posible. Podría tener una alergia o intolerancia alimenticia, o podría tener un problema más serio (un objeto extraño en el estómago, enfermedad sistémica, etc.).

Si iniciaste recientemente la transición a un alimento de marca Hill's®, asegúrate de comenzar poco a poco y aumentar gradualmente la cantidad hasta que sea la única comida que le ofreces.

Comer con rapidez por ansiedad

Aunque la mayoría de los papás de mascotas asumen que si un perro vomita después de comer puede tener sensibilidad a la comida, no necesariamente es así. La ansiedad o el temor pueden ser causas por las que el perro vomita después de comer. ¿Tu perro compite con otros perros de la casa por el alimento? Esta sensación territorial puede hacer que coma con más rapidez, sobrecargando el estómago y reduciendo la cantidad de saliva que normalmente traga con el alimento y que sirve como protección. Y al igual que con nosotros, el nerviosismo y el estrés pueden hacer que tu perro sienta náuseas y que aumente el ácido en su estómago.

Cuando los perros comen demasiado rápido, no se toman el tiempo para masticar los trozos de comida más grandes. También ingieren una cantidad de aire significativa, que puede regresar por regurgitación o como vómito. Si es posible, alimenta a un perro ansioso en un área separada, sin otros animales a su alrededor. Empieza con comidas pequeñas y ve aumentando hasta llegar a su cena normal una vez que notes que está tranquilo al comer.

mujer sujetando un perro con collar rojoPueden existir otros problemas relacionados con la ansiedad de un perro que afecten su capacidad para digerir su comida. ¿Han ocurrido cambios en el hogar que puedan haber alterado su rutina? ¿Te has mudado o alterado tu horario de trabajo recientemente? Cambios como estos pueden poner ansioso a tu perro, y eso puede afectar a su sistema digestivo. Si sospechas que esta puede ser la razón por la que tu perro vomita después de comer, sigue demostrándole que lo amas. Elógialo, acarícialo y juega con él, y hazlo sentir que todo está bien. Lentamente, con el paso del tiempo, se adaptará a los cambios y volverá a ser él mismo. Aún es importante vigilar sus hábitos de alimentación para asegurarte de que no hay otro problema; si está ocurriendo con más frecuencia que una vez cada varias semanas, debes consultar al veterinario. El vómito debido a otros problemas de salud es más común que debido a la ansiedad.

Le encanta el sabor

De manera similar a cuando come con ansiedad, es posible que tu perro coma demasiado rápido si le encanta el sabor de su comida. Disfrutar de la comida no tiene nada de malo, pero es mejor que reciba toda la nutrición del alimento sin devolverlo.

Una manera de reducir esta tendencia es servirle porciones más pequeñas hasta que notes que naturalmente empieza a comer más lento. Otra opción es servirle comidas extendidas en un plato grande y plano o en una charola para hornear. Esto lo obliga a tardar más en encontrar e ingerir cada pieza, reduciendo así las probabilidades de que vomite después de comer. También hay juguetes especiales con desafíos que lo obligan a trabajar un poco más para sacar su comida. Usarlos es un buen ejercicio, pero también lo obliga a comer con más lentitud. Sólo asegúrate de controlar que se siga comiendo toda la comida y que no se frustre con su nuevo sistema para comer.

Recientemente comió pasto

Si bien los perros pueden comer pasto por varias razones y sin efectos negativos, los perros que no se sienten bien por otras razones pueden comer pasto y vomitar el contenido de su estómago, posiblemente eliminando lo que los hacía sentir enfermos. Una vez que tu perro vomite el pasto y la comida debe sentirse mejor y no debería necesitar atención médica adicional si simplemente tenía malestar estomacal. Pero recuerda mantenerlo hidratado y observarlo con cuidado para asegurarte de que el vómito no persiste y de que no tiene otro problema.

Si tu perro sencillamente no puede dejar de vomitar después de comer alimento y pasto, llévalo al veterinario o a la clínica de emergencias veterinarias lo antes posible. Podría tener otro problema. Puede tener una enfermedad infecciosa o sistémica, podría tener un cuerpo extraño en el estómago, o incluso podría tener un estómago torcido. Sea lo que sea, la atención rápida lo hará sentirse mejor.

Artículos relacionados con cuidados a las mascotas