Interpretando conductas comunes en los perros y su significado según su estado de ánimo

Las acciones de tu cachorro dicen mucho sobre su estado de ánimo. Y aunque no seas fluido en lenguaje canino, sí necesitas aprender a interpretar la conducta de los perros. ¿Has presenciado a tu perro lamiendo ciertas texturas o haciendo círculos en el mismo lugar frente a ti? Hay muchas razones por las que algún estado de ánimo específico o problema de salud le hacen hacer esas cosas. Una vez que prestes atención a su comportamiento, podrás ayudarle.

 

1. Mal aliento

Los perros no son famosos por tener un maravilloso aliento con olor a menta, pero si notas un cambio importante aún con un poco de halitosis, puede ser el momento de llevarlo al veterinario. Puede haber algún problema con la salud oral de tu perro.

 

Un cambio en el olor del aliento de tu perro también puede ser causa de preocupación en relación con su tracto gastrointestinal, hígado o riñones. Por ejemplo, si el aliento de tu perro huele a orina, podría tener un problema en los riñones. Un aliento de olor dulce es un signo para los veterinarios de que tu perro puede tener diabetes (en especial si está bebiendo más agua y orinando con mayor frecuencia). Su humor en general puede parecer feliz, pero su aliento ha cambiado, presta atención – y díselo a tu veterinario.

 

2. Morder

Los cachorros puede mordisquearte mientras aprenden a comunicarse con sus dueños. Esto a menudo sucede mientras juegan, ya que los perros jóvenes por lo general se comunican con la boca al interactuar. También puede suceder durante el entrenamiento, o por ninguna razón que puedas identificar. Si tu perrito lo hace con frecuencia, es importante detenerlo antes de que desarrolle una conducta canina más problemática a largo plazo.

 

Los perros muerden por ansiedad, miedo o agresión. ¿Puedes identificar qué está motivando a tu mascota a hacerlo? ¿Influye su estado de ánimo en sus acciones? Si estás teniendo problemas para enseñarle a tu perro a no morder, considera trabajar con un entrenador profesional, o mejor aún, con un conductista veterinario. Tu veterinario debe poder ayudarte recomendando a alguien.

 

3. Hacer círculos

Los perros que no pueden parar de caminar en círculos pueden tener un problema de salud. Sí, en ocasiones es divertido perseguir tu cola, pero si tu cachorro no puede dejar esa compulsión, hay algún problema debajo de la superficie. Las infecciones en los oídos pueden causar el hacer círculos, pero perseguir su cola compulsivamente es algo que puede ocurrir en los Bull Terrier.

 

Por supuesto existen otras razones por las que tu amigo hace círculos. Los perros mayores pueden padecer síndrome vestibular idiopático, y, no por alarmarte, todos los perros están en riesgo de ser envenenados o tener un tumor cerebral. Solamente tu veterinario puede determinar la causa por la que tu perro hace círculos, así que llévalo para que lo revise.

 

4. Excavar

Los perros excavan en el piso por muchas razones, para escapar, rastrear animales, para hacer un lugar fresco donde recostarse, o para esconder algo importante para ellos. Sin embargo, algunos perros “excavan” en interiores también. ¿Has notado a tu perro rascando las cobijas o sillón para encontrar el lugar perfecto para acostarse? Esta conducta de los perros se da con más frecuencia por las noches y durante las siestas, y es completamente normal.

 

Si las excavaciones de tu perro empiezan a molestarte, o dañar los muebles, considera trabajar con un entrenador profesional para reducir esté hábito.

 

5. Comer popó

Los perros comen heces por muchas razones; puede ser una conducta normal (aunque desagradable para nosotros) en los perros. Es probable que los perros jóvenes vean a sus madres limpiarlos (quien como resultado ingiere heces), y le copien. El miedo puede causar que tu perro coma heces si teme a las repercusiones. Y de nuevo, puede ser simplemente que tu perro sea curioso. Puede percibir algunos aromas en las heces y preguntarse a qué sabe.

 

Comer popó puede ser también una solución instintiva a una deficiencia nutricional. Asegúrate de dar a tu perro un alimento bien balanceado como Hill’s® Ideal Balance, de modo que puedas descartar por completo la desnutrición como razón para comer desechos. Contacta a tu veterinario especialmente si tu perro también está perdiendo peso.

 

6. Presionar con su cabeza

Si notas que tu perro está presionando su cabeza contra la pared o algún otro objeto firme, es necesario poner atención de inmediato. Presionar con la cabeza es un signo común de varios problemas serios, como envenenamiento tóxico o enfermedades cerebrales. Haz una cita con el veterinario de tu perro de inmediato.

 

7. Jadear

Los perros expulsan la mayor parte del calor de sus cuerpos por la boca. Cuando tu perro jadea, probablemente tenga mucho calor, por lo que está regulando la temperatura de su cuerpo. Sin embargo, es importante prestar atención al jadeo, ya que también puede hacerlo cuando siente dolor. Ayuda a tu amigo a regular su temperatura y asegúrate de que esté bien hidratado antes de cualquier actividad física – especialmente cuando el clima se hace más cálido. Si tu perro se lastima, llévalo al veterinario de inmediato. Algunos otros problemas de salud también incrementan el jadeo como signo, así que si tienes dudas, no dudes en contactar a tu veterinario.

 

8. Sentarse sobre tus pies o entre tus piernas

Esto a menudo se confunde como una conducta posesiva, pero más a menudo se trata de un signo de ansiedad o nerviosismo. El “dominio” es rara vez el problema; es probable que tu perro trate de sentirse seguro al mantenerse cerca.

 

A menudo la ansiedad es más de lo que un entrenador calificado puede manejar, por lo que es mejor hablar con tu veterinario para saber si el perro se beneficiaría con un especialista en conducta veterinaria.

 

9. Arrastrarse

¿Alguna vez has visto a tu perro arrastrase por el piso…con el trasero en el piso? Puede verse gracioso (o un poco desagradable). Significa que algo está irritando el ano de tu perro. Es posible que los sacos anales de tu cachorro estén llenos y necesiten vaciarse.

 

Si los sacos anales de tu perro no están llenos, el problema pudiera ser alguna irritación por otra razón. Las alergias pueden presentarse como un trasero irritado. Aunque es frecuente culpar a la presencia de gusanos, no es una razón común para esta conducta. Revisa con tu veterinario que tu amigo esté en un programa adecuado de prevención de parásitos.

 

Por último, un perro comedor de pasto, o a quien le gusta lengϋetear todo, pudiera tener hebras de pasto o cabello atrapadas en el ano y se frota contra el piso para sacarlas. Ésta es la razón menos severa para arrastrarse y la más fácil para ayudarlo a hacerse cargo.

 

10. Orinarse

Si tu perro está entrenado para orinar fuera de casa, puede sorprenderte que lo haga en el interior. La conducta de los perros por lo general no cambia sin alguna razón. ¡Los perros antes confiables que empiezan a orinarse adentro necesitan tu atención! Esto es signo de que algo puede andar muy mal con tu amigo peludito, y cuando orina con frecuencia – incluso en el lugar correcto – puede ser signo de una infección del tracto urinario, vejiga o riñón. En un perro mayor, incluso puede ser signo de demencia.

 

11. Bostezar

Aunque puedes creer que necesita dormir, el bostezo de un perro no siempre significa que está cansado. Puede estar interesado en una siesta pero también puede estar mostrando un signo de temor o estrés. Si parece que tu perro bosteza en mayor proporción cuando está cerca de alguna persona nueva, no fuerces las presentaciones. Está percibiendo vibras con las que no se siente cómodo, o tiene miedo por alguna razón menos obvia. No importa cuál sea el caso, una presentación forzosa no es una buena idea.

 

12. La ansiedad se manifiesta de muchas maneras

Los signos de ansiedad incluyen sacudirse, esconder la cola, conductas escapistas, defecar en interiores, morderse o lastimarse a sí mismos, ladrar y muchas cosas más, de acuerdo a PetMD.

 

Debido a que técnicamente son animales de manada, tu perro puede sentir miedo cuando se queda solo. Si la ansiedad por separación es un problema crónico para tu perro, ambos tendrán que aprender cómo crear un ambiente relajante cuando sales de casa. Considera llevar a tu perro a una larga caminata o jueguen un juego riguroso de atrapar en tu patio para cansarlo antes de irte. Tampoco hagas grandes aspavientos cuando te vayas. Si sigues teniendo problemas con la ansiedad por separación, considera involucrar a un profesional quien puede trabajar con el entrenamiento de conductas.

 

Si tu perro está experimentando cualquiera de estas conductas, y no son normales en él. No dudes en hacer una cita con su veterinario para descartar cualquier problema médico sistémico. Tu una vez perro sociable, extremadamente energético no se volverá de repente letárgico y apartado. Si lo hace, está pidiendo ayuda. 


Biografía del colaborador
Erin Ollila

Erin Ollila cree en el poder de las palabras y en cómo puede un mensaje informar  e incluso transformar  a sus oyentes. Lo que ha escrito se puede encontrar en internet e impreso, incluyendo entrevistas, escribir para otros, posts en blogs y literatura creativa no de ficción. Erin es adicta a la optimización de buscadores y los medios sociales. Se graduó de la Universidad de Fairfield en Escritura Creativa. Búscala en Twitter @ReinventingErin o conoce más de ella en http://erinollila.com

Artículos relacionados con cuidados a las mascotas