Comportamiento y apariencia de los gatos

Aprende sobre la personalidad de tu gato explorando nuestros artículos y leyendo a continuación.

0 Results ordered by

Relevance
  • Relevance
  • Title

¿Qué es lo que tu gato te dice?

Si los gatos pudieran hablar, los padres de sus mascotas podrían hacer muchas preguntas. Cosas como: ¿Tienes hambre? ¿Por qué te gusta esconderte en bolsas de papel? ¿Y tienes que rascar el sofá? Sin duda, los gatos son misteriosos, pero vale la pena tratar de entender lo que piensan y por qué se comportan como lo hacen. Puedes aprender a hablar el "lenguaje del gato" prestando atención a una variedad de señales como posturas corporales, expresiones faciales y vocalizaciones. Esto no solo te acercará más a tu gato, sino que también te capacitará para evitar el mal comportamiento.

Pscicología y comportamiento de los gatos

No importa qué tipo de personalidad tenga tu gato, apostamos a que es fuerte. Elegante, tranquilo, juguetón... cada uno tiene una personalidad distinta llena de misterio. Todos los padres de gatos estarían de acuerdo en que los felinos peludos hacen algunas cosas extrañas pero cómicas. Pueden esconderse en el fregadero, amasar y masajear su cabeza mientras duerme. Si bien puedes ver su comportamiento como divertido y entretenido, en realidad solo está siguiendo sus instintos felinos. Pero si estás lidiando con problemas de comportamiento del gato, ten en cuenta que probablemente solo esté tratando de decirte algo. Una forma de descifrar lo que está tratando de comunicar es escuchando los sonidos que hace. Ya sea un maullido, un ronroneo, un silbido, un aullido o incluso un chirrido, cada señal vocal es un pequeño vistazo dentro de su proceso de pensamiento.

Lenguaje corporal de los gatos

Los gatos utilizan el lenguaje corporal casi exclusivamente para comunicar sus necesidades y emociones. Ya sea que quieran decir "juega conmigo" o "no te metas conmigo", las colas son buenos indicadores de los estados de ánimo. Ve la cola de tu gato para entender su lenguaje corporal, por ejemplo, una cola curvada como un signo de interrogación significa que quiere su atención, una cola colocada hacia abajo puede ser señal de agresión. Del mismo modo, otras acciones como frotar su cara en tu pierna o rodar sobre su espalda significa que está cómodo y confía en ti. Sus oídos también pueden decirte que está enojado (cuando los aplasta contra su cabeza) y si están erectos e inclinados hacia adelante, está relajado y feliz.